Publicado: 15 de Febrero de 2015

Una de nuestras especialidades es  el mantenimiento, recuperación y pulido de todo tipo de suelos: mármol, piedra natural, terrazo,  granito,  pavimentos, hormigón así como el diamantado de suelos, abrillantado de escaleras......., siempre utilizando la maquinaria adecuada, con soluciones personalizadas para cada necesidad, y como siempre ofreciendo un servicio rápido y de máxima calidad. Con capacidad para regenerar cualquier tipo de pavimentos, incluso grandes superficies tales como centro comerciales, estaciones de autobuses, trenes, metro y aeropuertos, teniendo precios de lo más competitivos del mercado.

Os vamos a hacer un breve resumen sobre los  tratamientos que ofrecemos para cada tipo de suelo:

Terrazo: es un suelo revestido de cemento y piedra de mármol en baldosas, es un suelo poroso y calcáreo en el que se pueden utilizar todos los tratamientos de pulido, abrillantado,  y vitrificado llegando a conseguirse la textura y brillo del mismo momento de su fabricación.

Suelos de mármol: es un suelo revestido de piedra en  baldosas  al igual que el terrazo es un suelo poroso y calcáreo que admite todos los tratamientos de pulido, abrillantado y vitrificado llegando a quedar como nuevo.

Hormigón: es un material muy resistente y económico por lo que es usado normalmente en entornos industriales y públicos. Este tipo de suelos debido a su dureza es un tratamiento en el que hay que invertir mucho tiempo pero que compensa por su mínimo desgaste. Con el pulido de hormigón se consigue una superficie lisa, compacta y de gran resistencia, si el cliente lo desea se puede abrillanta o dejar un acabado mate.

Escaleras: Las escaleras sufren mucho desgaste por lo que necesitan un mantenimiento de pulido habitual, estos pulidos se realizan con una máquina pulidora especial para peldaños o con una máquina de pequeñas dimensiones, eliminando así todo los arañazos y desperfectos.

Diamantado de suelos: Este tipo de  tratamiento es aconsejable en mármol, terrazo y granito cuando los suelos presentan desgaste, rayas y pequeñas imperfecciones que dan una apariencia de viejo y sin brillo, el resultado tras el diamantado es espectacular dejando una superficie totalmente lisa y brillante de larga duración.

Os recomendamos pulir y abrillantar porque la superficie queda sellada por lo que no entrará ni el polvo ni la suciedad, y ofrece  una imagen de limpieza e higiene ya  que la apariencia de la superficie vitrificada es muy resplandeciente.

Solicite presupuesto cuanto antes.