Los técnicos de cualquiera de las empresas de servicios de limpieza de Madrid centro tenemos que enfrentarnos a diario con las superficies más variadas: madera, mármol, aluminio, azulejos, cristal… Cada una de ellas requiere un tratamiento especial para hacer resaltar sus características particulares, una de ellas, asociada sin duda a la limpieza extrema, es el brillo.  

A lo largo de los próximos artículos vamos a ir desgranando algunos de los trucos que empleamos en los servicios de limpieza de Madrid centro para abrillantar las superficies más habituales. Vamos a comenzar con un tipo de superficie muy común en todas las casas como son las paredes de azulejos. La limpieza de este tipo de paredes debe ser efectuada a conciencia ya que suele emplearse en estancias que donde la higiene debe ser máxima como es el caso de los baños y las cocinas.

En cualquier droguería puedes encontrar productos específicos para la limpieza de baldosines y azulejos, aunque también puedes probar  mezclando en un pulverizador de aproximadamente medio litro de capacidad, medio vaso de vinagre blanco y otro medio de bicarbonato de sodio. Llenas el recipiente con agua y lo mueves ligeramente para que se mezcle uniformemente.

Basta con rociar la pared, dejar actuar unos segundos y frotar suavemente con un paño de algodón para que reluzcan como si fueran nuevos. Si quieres, una vez que has limpiado todas las paredes, corta una rodaja e un limón y frota con ella las paredes. Nuestro inconsciente asocia el aroma a limón con la sensación de limpieza.

En próximos artículos, desde Ahelimp te daremos algunos trucos para mantener brillante tu parquet o los cristales.